Cómo cuidar tu coche durante un periodo largo de inactividad

Cómo cuidar tu coche durante un periodo largo de inactividad


¿Te preocupa cómo puede afectar a tu coche llevar varias semanas sin circular?

Si te has visto obligado a dejar tu coche parado durante algún tiempo por un viaje prolongado o una situación imprevista, como la limitación de desplazamientos de vehículos derivada de las medidas de confinamiento por la crisis del coronavirus, te contamos algunos consejos fáciles y rápidos de mantenimiento.

Volverás a la actividad habitual con tu coche listo para conducir y disfrutar.

Recupera tu tranquilidad.

Mantén la batería en perfecto estado

La batería de un automóvil es uno de los elementos más vulnerables al paso del tiempo sin actividad. Además, piensa que tu coche continúa consumiendo electricidad aunque esté parado para alimentar determinados sistemas internos como sensores, ordenador de a bordo y por la propia inercia de la batería.

Hay varias posibilidades para evitar que la batería se descargue.

Arranca el motor de manera puntual (cada 7 o 10 días) e intenta recorrer algunos kilómetros, aunque si esto no es posible basta con dejar el motor en marcha durante 10 minutos, como mínimo. Si tu coche está aparcado en un garaje u otro espacio cerrado, procura favorecer la ventilación y evita la acumulación de gases contaminantes procedentes del motor.

Conecta un mantenedor de batería, cuya utilidad es conservar un buen nivel de carga cuando no vas a mover el vehículo durante un periodo de tiempo largo y además sospechas que la batería se puede descargar.

Otra opción es desconectar la batería, aunque esta operación solo es viable para vehículos de  una cierta antigüedad. Si tu vehículo es moderno no es recomendable, porque puedes provocar fallos en el sistema electrónico que te obligarán a recurrir a un taller o un servicio de asistencia para reconfigurar los componentes del vehículo y que todo vuelva a funcionar.

La desconexión del terminal negativo (de color negro) es suficiente, teniendo siempre mucho cuidado de no tocar los dos bornes a la vez y de hacerlo con el motor apagado.

¿Y si mi coche es eléctrico o híbrido enchufable?





En ese caso, y para evitar la descarga de la batería auxiliar de 12 voltios, la recomendación consiste en que mantengas el cargador conectado durante 30 minutos al menos una vez al mes, para que sea el propio vehículo quien gestione la recarga, o bien, desconecta la batería para eliminar el consumo eléctrico.

Lo ideal para mantener el estado perfecto de la batería es que se mantenga cargada al menos en un 25%.

Comprueba la presión de los neumáticos

Después de un estacionamiento prolongado, los neumáticos pierden presión y flexibilidad, especialmente si el coche ha estado aparcado en la vía pública, con el efecto añadido de la exposición a todo tipo de inclemencias meteorológicas.

Evita que las llantas se degraden.

Mueve el vehículo unos centímetros (hacia delante y hacia atrás) cada dos o tres semanas para que el peso no recaiga siempre en el mismo punto de apoyo y así evitar deformaciones y daños en la estructura de los neumáticos.




Ajusta la presión de los neumáticos un poco por encima del máximo recomendado, y al final de la inactividad verifica de nuevo su estado para fijar la presión con las recomendaciones específicas de cada modelo y fabricante.

Revisa el nivel de los líquidos y el sistema de iluminación

De forma periódica y antes de arrancar el vehículo es recomendable revisar los niveles de aceite del motor, líquido de frenos, anticongelante, dirección asistida y limpiaparabrisas para que cuando el vehículo vuelva a la actividad habitual, los niveles sean los indicados.

Comprueba que los elementos del sistema de alumbrado funciona a la perfección: luces, intermitentes, luces de freno y marcha atrás, para garantizar la seguridad de la conducción al finalizar el periodo inactivo del vehículo.

Si detectas alguna incidencia o decides poner a punto tu Volvo pide cita previa en cualquiera de los talleres de Servauto en Madrid, Majadahonda o Las Rozas.

Aparca tu coche en un buen sitio

El garaje privado es la opción perfecta, pero en el caso de que tu vehículo esté aparcado al aire libre, busca un sitio seguro, presta atención a la señalización para no incurrir en infracciones y procura protegerlo al máximo de las inclemencias del clima.



Consejos complementarios a tener en cuenta

Quita el freno de mano y deja una marcha puesta para que las pastillas de freno no se deterioren.

Llena el depósito de combustible y evita la acumulación de sedimentos.

Cuando arranques deja que el motor vuelva a lubricarse para que el aceite pase por todos sus componentes.             

Sube y baja las ventanillas, acciona los limpiaparabrisas y verifica el correcto funcionamiento del sistema de climatización.

Ten en cuenta que el seguro del coche sigue siendo obligatorio durante los estados de alarma o cualquier otro tipo de restricciones de movilidad.

Aunque el vehículo se haya movido menos, mantén las fechas programadas de mantenimiento preventivo con tu taller habitual.

No abandones nada al azar. 

Contactar con el concesionario
916 406 190Favoritos ()Comparar ()Búsquedas guardadas ()